Sabemos que la familia se ve confrontada hoy como nunca por serias crisis en el terreno social. Hay una tendencia a negar los valores éticos y caer en el relativismo moral, o sea el acomodamiento a lo que está de moda en la sociedad contemporánea.

Uno de los fenómenos de la era moderna es la desintegración familiar. Al mismo tiempo, algunos sociólogos ven en la familia el último reducto que le va quedando al hombre y a la mujer para sentirse verdaderamente humano y afirmar su personalidad. 

La razón es que, aparte de los suyos, él y ella son solamente dos números más en la computadora o dos piezas en la gran maquinaria industrial.

Desdichadamente, también los hogares cristianos pueden sufrir de una manera u otra por los súbitos cambios sociales

Estudiaremos de forma sencilla pero profunda el modelo de dar consejería cristiana bajo el enfoque de lo que se llama terapia sistémica breve o terapia breve de resolución de problemas. 

Bajo este enfoque aprenderemos que la consejería puede nutrirse de conocimientos como estrategia, brevedad en la resolución de conflictos y el uso de la narrativa, a fin de que el consejero logre cambios oportunos y perdurables en las personas que vienen a ser aconsejadas por él o por ella.

El pensamiento sistémico integra el pensamiento creativo, el estratégico y el control para lograr que los proyectos se lleven a la práctica. El pensamiento sistémico va mas allá de lo que se muestra como un incidente aislado, para llegar a comprensiones más profundas de los sucesos. 

Es un medio de reconocer las relaciones que existen entre los sucesos y las partes que los protagonizan, permitiéndonos mayor conciencia para comprenderlos, y capacidad para poder influir o interactuar con ellos.