La Biblia tiene autoridad porque no son solamente las palabras de unos simples humanos, aunque humanos fueron los canales a través de los que nos llegó, sino que es el resultado de la "exhalación" de Dios.